Llega el otoño, pronto llegarán el frío y la lluvia. Es el mejor momento para revisar y poner a punto los grupos electrógenos de emergencia por fallo de red y revisar la resistencia de caldeo.

Estos generadores se conectan  a la red eléctrica mediante un cuadro de conmutación que hace que se ponga en funcionamiento automáticamente cuando falla el suministro eléctrico. Al no haber intervención de ningún operario en este suceso, el mantenimiento de un generador de estas características es imprescindible para asegurarnos de que no haya fallos cuando sea necesario.

En general es recomendable que un profesional realice una intervención de mantenimiento completo (con cambio de aceite y elementos filtrantes) al menos una vez al año. Muchos fabricantes recomiendan hacer una segunda revisión de mantenimiento básico (sin cambio de aceite y filtros) a los seis meses de la anterior. Además el generador debe ser arrancado al menos una vez al mes durante 20-30 minutos de forma manual para mantenerlo en perfecto estado y comprobar que los niveles de agua y combustible son los adecuados. El protocolo de mantenimiento dependerá de lo recogido en la normativa existente en cada caso. Hay que tener en cuenta que las consecuencias de un fallo no son las mismas en una finca particular que en un hospital, en un lugar donde el suministro de agua potable dependa de bombas eléctricas, en lugares donde haya mucho tráfico de personas utilizando ascensores o en grandes centros de trabajo que puedan colapsar servicios importantes si no funciona el sistema informático.

En cualquier caso, debe considerarse el hecho de que aunque el equipo no tenga muchas horas de trabajo, no permanece inactivo nunca, ejecutando operaciones de autodiagnóstico y preparándose para entrar en funcionamiento en cualquier momento del día o de la noche.

Entre las acciones de mantenimiento necesarias en este tipo de grupos electrógenos, hay una especialmente importante de cara a los meses de invierno: la comprobación de la resistencia de caldeo.

La resistencia de caldeo es un elemento imprescindible para el buen funcionamiento de un generador de emergencia cuando hace frío, especialmente aquellos instalados a la intemperie o en lugares fríos y con alta humedad como sótanos, garajes, etc.

Su función no es otra que transformar la corriente eléctrica en calor manteniendo el equipo a una temperatura constante mediante un termostato. Esto permite que el generador arranque sin problemas cuando sea necesario y evita la condensación en ciertos elementos de la máquina.

La resistencia de caldeo puede ser de varios tipos:

  • Grupos electrógenos con motor refrigerado por agua. Por regla general la resistencia de caldeo está incorporada al sistema de refrigeración de manera que el agua contenida en el radiador se calienta y se distribuye por todo el circuito gracias al efecto termosifón.
  • Grupos electrógenos con motor refrigerado por aire/aceite. Si el generador no tiene radiador (por ejemplo en algunas marcas con motores Deutz) y va refrigerado por aire y aceite, la resistencia de caldeo se encuentra sumergida en el cárter de manera que se calienta el aceite con el mismo efecto que en los motores refrigerados por agua.
  • Generadores no conectados a la red eléctrica. Los generadores que no son de emergencia y que por lo tanto no están conectados a la red eléctrica pueden llevar otros sistemas de caldeo como bujías de precalentamiento conectadas a su propia batería que facilitan el arranque.