Mantenimiento de Grupos Electrógenos

En KVEA SERVICE tenemos más de 30 años de experiencia en el mantenimiento de grupos electrógenos de todo tipo.

Las intervenciones se realizan en nuestros talleres cuando se trata de máquinas de poco volumen y peso o bien en las instalaciones del cliente para grupos de emergencia por fallo de red o de grandes volúmenes y pesos.

Antes de presupuestar los mantenimientos en el domicilio del cliente realizamos una visita para tomar referencias de los filtros, cantidades de aceite y líquido refrigerante.

Esta visita se realiza sin coste alguno para el cliente y en la misma se hace un diagnóstico del estado general del grupo con los datos recogidos (siempre que no implique desmontar todo o parte del equipo). Si fuera necesario realizar alguna intervención de mantenimiento correctivo o alguna reparación, se hace un presupuesto previo sin compromiso alguno además del presupuesto de mantenimiento preventivo.

Las operaciones las realiza personal cualificado y protegido según la legislación vigente sobre Prevención de Riesgos Laborales y Seguridad e Higiene en el Trabajo.

En todas las operaciones de mantenimiento de grupos electrógenos se realiza la retirada de residuos tóxicos o contaminantes para su tratamiento o destrucción en empresas u organismos autorizados por las vigentes ordenanzas y legislaciones.

Los criterios de mantenimiento de grupos electrógenos están definidos por los propios fabricantes y dependen siempre de la intensidad de uso, condiciones ambientales o los propios protocolos de las empresas propietarias. Por defecto se aplican criterios generales que incluyen las operaciones detalladas a continuación.

  • Cada 100 horas o una vez al año
    • Cambio de aceite
    • Cambio filtro de aire
    • Cambio de filtro de combustible si lo tuviese
    • En el caso de máquinas de gasolina, se debe poner en marcha la máquina una vez al mes y dejarla funcionando durante al menos 10 minutos. En caso de que vaya a estar inactiva durante períodos largos, vaciar el depósito de combustible y mantener la máquina en marcha hasta que se pare por haber consumido todo el combustible. Esto dejará todo el circuito y el carburador limpios y evitará que averías por residuos de gasolina en mal estado.
    • En motores diesel a 3000 r.p.m. no es necesario vaciar el depósito ni el circuito, pero si poner la máquina en funcionamiento una vez al mes durante al menos 10 minutos para mantenerlo en óptimas condiciones.
    • La tensión debe mantenerse en 230/240 voltios y la frecuencia entre 49 y 51 Hz por lo que, en el mantenimiento, deben ajustarse las revoluciones del motor.
  • Cada 200 horas o una vez al año
    • Cambio de aceite
    • Cambio de filtros y prefiltros de aceite
    • Cambio filtro de aire
    • Cambio de filtros y prefiltros de combustible
    • Cambio de aceite en el filtro de aire ciclónico si lo tuviese
  • Cada 3.000 horas o cada tres años
    • Cambio del líquido anticongelante/refrigerante

El grupo de emergencia es un caso especial en el que la máquina permanece en reposo, entrando en funcionamiento únicamente cuando se produce un fallo en la red eléctrica, garantizando el suministro de energía en todo momento. Las instalaciones a las que dan servicio pueden ser más o menos críticas por lo que el mantenimiento es muy importante.

Al no intervenir nadie en el arranque automático, la máquina, para evitar fallos, mantiene permanentemente caliente el líquido refrigerante que puede ser el propio aceite lubricante o un radiador con una mezcla de etilenoglicol y otros productos antioxidantes mediante una resistencia eléctrica conectada a la red (resistencia de caldeo). Esto hace que dichos productos pierdan sus propiedades refrigerantes, antioxidantes y lubricantes aunque el grupo no haya estado en funcionamiento, por lo que deben ser sustituidos periódicamente.

  • Una vez al año
    • Comprobar el funcionamiento de los automatismos, centralita del grupo, cuadro de conmutación, centralita del motor, enclavamiento correcto de los componentes y embornados y la resistencia de caldeo.
    • Comprobar el nivel y densidad del electrolito en los vasos de la batería y la tensión adecuada para el arranque
    • Las baterías se mantienen en flotación mediante un cargador conectado permanentemente a la red eléctrica. Hay que comprobar que dicho cargador xxx una tensión de carga de 14,2 voltios ó 28,4 voltios según las necesidades de arranque con una batería única o dos baterías en serie.
    • Se deben comprobar el estado de las correas del ventilador y el alternador, los manguitos del sistema de refrigeración, el radiador y la bomba de agua si la hubiera.
  • Puesta en marcha en vacío
    • Es recomendable realizar una vez al año una puesta en marcha sin carga. Esta operación permite corregir la tensión entre las fases y sus alarmas.
      • Se desconecta el disyuntor general de forma que el grupo no pueda ponerse en marcha ni sincronizarse con otros grupos o la red eléctrica.
      • Se comprueba y rectifica la tensión entre fases (400 voltios) y entre fase y neutro (230 voltios).
      • Se regula la frecuencia entre 49 y 51 Hz regulando las revoluciones del motor a 1.500 r.p.m.
  • Prueba en carga
    • Se realiza solamente a petición del cliente por exigencia de una inspección, cuando se haya alterado la distribución de cargas a cada una de las fases o incorporado nuevos elementos.
    • Esta operación implica cortar temporalmente el suministro eléctrico de forma que el generador entre se ponga en marcha dando servicio a los elementos conectados y así comprobar su buen funcionamiento.
imagen de mantenimiento

¿Necesitas ayuda? ¡Contacta con nosotros!


Acepto la política de privacidad y cookies